luscinia  DISCOS

artistas   catálogo   distro   agotados   info   cartelería   fotos   contacto   gracias | FB  YT  SC  BC

luscinia

lus_58

 Francisco Ruiz-Ruiz de León  

 Poemas de locura, amor y muerte

 

 

       Pablo Neruda:

       Barcarola

       Luis Cernuda:

       Te quiero

       León Felipe:

       El poeta y el filósofo

       Rubén Darío:

       Los motivos del lobo 

       Federico García Lorca:

       Iglesia abandonada

       Leopoldo María Panero:

       Ma mère

       Francisco Ruiz-Ruiz:

       Ausencia

       José Hierro:

       Respuesta

       José de Espronceda:

       Canción del pirata

       Calderón de la Barca:

       Monólogos de Segismundo

       Emilio Ballagas:

       Nocturno y elegía

       Antonio Machado:

       Retrato

       León Felipe:

       Autorretrato. Qué lástima

       Amado Nervo:

       Mi secreto

       Vicente Aleixandre:

       El último amor

 

 10 € 

 

DIGIPACK + 40 pag

 

gastos de envío incluidos

shipping costs included

 

OTROS MÉTODOS DE PAGO

/ ENVÍOS CERTIFICADOS

escriba a

luscinia.discos@gmail.com

 

OTHER PAYMENT METHODS

/ REGISTERED MAIL

contact

luscinia.discos@gmail.com

 

DIRECTOS

Noticia-extracto en Diez TV

Teatro de la Merced (Cazorla), 2/7/17

José Hierro "Respuesta"

Rincón de la Victoria (Málaga), 17/6/16

 

 

La interpretación de cada uno de los quince poemas que conforman la presente selección es de una franca emotividad. Con esta referencia abrimos la puerta de lleno a la poesía y la declamación, subrayando cómo a través del sonido de la voz se puede transmitir un rico abanico de sentimientos, desde una enorme ternura a momentos escalofriantes. "Poemas de locura, amor y muerte" es una colección que aúna e interrelaciona estos tres temas universales y complejos que dan título al trabajo, desde diferentes alientos. Algunos firmados por autores más clásicos, y otros menos, pero todos poemas muy hermosos, ganan fuerza y mucho cuerpo en la voz, dicción y dramatización de Francisco Ruiz-Ruiz. Además, siete cuentan con un acompañamiento musical que juega un papel fundamental, arropando los versos, de compositores de nuestro catálogo como Carlos Izquierdo ("Te quiero", "Respuesta" y "Autorretrato. Qué lástima") y José Ojeda ("Los motivos del lobo"), y otros como Francisco Tárrega ("Retrato"), Robert Schumann ("Canción del pirata") y una taranta anónima ("Iglesia abandonada"). La edición del disco se completa con un libreto de 40 páginas que contiene las poesías ilustradas con dibujos del propio Francisco Ruiz-Ruiz. Brillante y excepcional.

 

 

Interpretación

Francisco Ruiz-Ruiz de León

 

Música

Carlos Izquierdo

José Ojeda

Francisco Tárrega

Robert Schumann

Taranta anónima 

 

Realización

Isabel Ostos

 

Masterización

José Ojeda

 

Ilustraciones

Francisco Ruiz-Ruiz de León

 

Diseño gráfico

Sarah Vacher

 

CD

 

Julio de 2017

 

Teaser

 

youtube

 

Podcast:

El Oro de los Pobres:

Expediente Luscinia

(Onda Verde) 26/9/17

"El poeta y el filósofo"

(León Felipe)

"Los motivos del lobo"

(Rubén Darío)

"Iglesia abandonada"

(Federico García Lorca)

 

 

 

 

 

 

 

 

         Críticas

 

" Música y poesía han ido de la mano desde el inicio de los tiempos. La tradición oral se sirvió de la melodía y de otros elementos rítmicos como la rima para facilitar la memorización y transmisión del conocimiento y de las historias que merecía la pena recordar convirtiéndolas en canciones.

Hoy queremos hablar aquí de un disco diferente a los que habitualmente nos acompañan. Es diferente porque no se trata estrictamente de un disco de música sino de uno de poesía. Un disco en el que el intérprete no toca ningún instrumento al uso sino que se vale de su propia voz para dar vida a una colección de textos inmortales que han existido desde su creación en el papel pero que no siempre han tenido la oportunidad de encarnarse a través de la voz de un rapsoda excepcional.

El trabajo nos llega desde Luscinia Discos y recoge quince poemas en lengua castellana en la voz de Francisco Ruiz-Ruiz de León, Premio Nacional de Declamación y ganador de varios certámenes en esa modalidad a lo largo de los últimos años. Su forma de interpretar la poesía es emocionante como pocas y consigue algo realmente difícil: que textos que todos conocemos desde pequeños nos suenen completamente nuevos y nos toquen como nunca antes lo habían hecho. Es todo un desafío grabar un disco de poesía hoy en día y por ello el trabajo de la gente de Luscinia es mucho más valioso. Además, han sabido conjuntar en varios de los poemas la voz de Francisco con un acompañamiento musical extraordinario y nada invasivo. Un acompañamiento sutil que convive con el recitado realzando los momentos más interesantes y conviviendo con la voz de una forma ejemplar. Son composiciones muy relacionadas con los poemas en muchos casos e incluso escritas por autores coetáneos a los propios poetas.

Abre la colección de poemas “Barcarola” de Pablo Neruda. Ahí descubrimos la intensidad y la pasión que destila Francisco Ruiz-Ruiz de León al vivir, que no leer, cada verso. La poesía puede leerse en silencio pero uno descubre lo que se pierde al hacerlo así cuando escucha el entusiasmo de un intérprete superlativo. Luis Cernuda es el siguiente en aparecer con su “Te Quiero” que suena aquí con el acompañamiento musical del piano de Carlos Izquierdo, viejo conocido del blog, que aporta una serie escueta de notas que complementan a la perfección al texto. El único poeta que aparece representado con dos obras es León Felipe. La primera de ellas es su “El poeta y el filósofo”, texto que nuestro rapsoda declama con el ritmo justo, con tono narrativo cuando el verso lo requiere y con arrebato en los momentos en que la poesía lo demanda. La pieza más larga del disco es “Los motivos del lobo” de Rubén Darío, una conocida fábula realzada en momentos muy puntuales por la música de José Ojeda, una verdadera banda sonora que se adapta perfectamente a la narración en todo momento. Federico García Lorca es el siguiente autor que aparece en la recopilación con el acompañamiento musical de una taranta anónima. Francisco Ruiz-Ruiz de León nos da un verdadero recital de interpretación que, a buen seguro, habría entusiasmado al poeta.

Nos asomamos al presente con Leopoldo María Panero y su siempre impresionante escritura, reflejo de una biografía más atractiva que cualquier obra de ficción. “Ma mère” es el poema escogido que da paso a “Ausencia”, composición del propio Francisco Ruiz-Ruiz defendida de forma exquisita por el rapsoda. El tercer poema de un autor de nuestros días es “Respuesta” de José Hierro que se nos presenta con el acompañamiento musical de “La Danse des Voyageurs” del disco “Ciel de Lucioles” de Carlos Izquierdo.

De los autores más cercanos en el tiempo saltamos a dos obras clásicas de esas que cualquier estudiante se encuentra en varias ocasiones en sus lecciones de literatura. La primera es la “Canción del Pirata” de José de Espronceda con un fondo musical de su contemporáneo Robert Schumann. Quizá sea en piezas como ésta, que todos hemos leído y escuchado en cientos de ocasiones en voz de los más diversos narradores, en las que mejor apreciamos la maestría de Francisco. Lo mismo podemos afirmar de los “Monólogos de Segismundo” de Calderón de la Barca, que es el siguiente corte de la colección.

El último bloque de poemas nos ofrece obras de autores a caballo entre el S.XIX y el XX comenzando por el cubano Emilio Ballagas y su “Nocturno y Elegía”. Quizá el autor menos conocido de la selección aunque esto no rebaja en nada ni la calidad del poema ni la interpretación de nuestro artista. Mucho más célebre es el “Retrato” de Antonio Machado que escuchamos aquí con Francisco Tárrega y su “Lágrima” como acompañante musical. Tras él volvemos a escuchar a León Felipe y su “Qué Lástima” con “Equilibrio” de Carlos Izquierdo como fondo musical. Un breve poema del mexicano Amado Nervo, “Mi Secreto”, nos traslada hasta el final: “El último amor” de Vicente Aleixandre.

Sabemos que la propuesta de hoy es muy distinta de lo habitual pero creemos que un disco como éste tiene perfecta cabida en el blog por cuanto que la poesía puede ser, en determinados momentos, tan musical como cualquier melodía. Ahí es donde entra Francisco Ruiz-Ruiz de León capaz de hacer magia con la palabra y en dotar de vida a unos textos inmortales con la dificultad añadida que ello conlleva. La experiencia es fascinante y nos hace desear que no se quede aquí y surja en el futuro una continuación de este trabajo recreando otras obras maestras de la lengua castellana. Uno de los recuerdos más marcados de nuestra infancia fue, precisamente, un disco en el que una voz de la que hoy desconocemos el dueño recitaba la “Elegía” de Miguel Hernández con un desgarro que aún hoy nos duele. Aquel LP sonó incontables veces en casa de nuestros padres y consiguió dejarnos una huella muy profunda. Por ello creemos que este “Poemas de locura, amor y muerte” de Francisco Ruiz-Ruiz de León puede causar un efecto similar al oyente y hacerle amar la poesía, no ya leída, sino también recitada.

El disco viene acompañado de un libreto de 40 páginas en el que se incluyen todos los poemas así como una serie de ilustraciones a cargo del propio Francisco. Como todos los del sello, puede encontrarse en la página de Luscinia Discos.
(Mike Shooter, La voz de los vientos, 18/12/17)

 

" No siempre la literatura nos llega a través del libro, las palabras en letras de molde. La lírica, sobre todo, tiene una larga y venerable historia de tradición oral: desde los rapsodas homéricos a los cantautores actuales… No está nada mal recordar que la poesía, en virtud de sus componentes rítmicos y fónicos, ha sido compuesta más para ser escuchada que leída. Cumple su vocación, alcanza su más alto grado de eficacia cuando las palabras se hacen sonido… Es verdad que todos podemos pronunciarla en voz alta, para nosotros mismos, y recrearnos en sus valores sensoriales. Pero ¡qué placer cuando alguien nos interpreta un poema con sentimiento y saber!; y sobre todo si es un verdadero artista, un rapsoda capaz de obrar el milagro de convertir las palabras en música, de hacerlas volar, de ocupar su espacio en el aire, en el tiempo… ¡Una música significante!

No es otra cosa la que nos brinda Luscinia Discos, que con estos
Poemas de locura, amor y muerte abre su ya ecléctico catálogo a la literatura, a la poesía… Un ramillete de poemas que nos viene ahora en alas del viento, «aprisionados» —para nuestro disfrute— en un cd, e interpretados por el saber y la palabra de Francisco Ruiz-Ruiz de León, Premio Nacional de Declamación: un rapsoda dueño de una recitación vigorosa y elocuente, con un amplísimo registro de matices y una voz de timbre perfecto y atractivo.

El conjunto de poemas que se nos ofrece abarca un dilatado espacio de tiempo, que se extiende desde el Barroco hasta hoy mismo: de Calderón a Leopoldo María Panero, pasando por poetas tan diversos como Espronceda, Machado y José Hierro. Un lugar de privilegio en la selección lo ocupan los grandes líricos del 27, como Lorca, Cernuda, León Felipe o Aleixandre. Tampoco falta una pequeña representación de bardos americanos: Darío, Nervo, Pablo Neruda o Emilio Ballagas; o incluso una bella composición del propio intérprete, Ausencia. Una amplia muestra de lo mejor de la poesía en lengua castellana, a través de una gran variedad de metros y registros, donde poemas muy emotivos alternan con otros más discursivos, y los versos más populares dejan paso a otros, quizás, menos conocidos, pero cuyo descubrimiento será fuente segura de gozo para el oyente. Una sabia mezcla — e inteligente secuenciación— que permiten a Francisco Ruiz-Ruiz de León poner en juego una notable variedad de recursos expresivos; y al oyente, llegar hasta el final del disco con el convencimiento de haber disfrutado de un genuino contacto con la poesía. No está de más subrayar que esta exquisita edición de Luscinia, que viene acompañada por numerosas ilustraciones del intérprete, Francisco Ruiz-Ruiz de León, reproduce el texto de todos los poemas. Sí, también el libro, pero convertido en partitura.

No se puede terminar esta breve reseña sin aludir a la «otra música», la que en la edición de Luscinia acompaña a algunos de los poemas recitados por Francisco Ruiz-Ruiz de León. Autores clásicos (Schumann, Tárrega) junto con otros más actuales, como Carlos Izquierdo y José Ojeda (artistas del sello Luscinia Discos), aportan unas composiciones que se funden de manera armoniosa y eficiente con los poemas. No es nada fácil ni baladí conseguir esa simbiosis, lograr que las «dos músicas» —exigentes como reinas— colaboren sin hacerse sombra. Esto no son canciones. Aquí cada discurso —verso y melodía— reina de manera soberana, y la labor de encaje que ha permitido que coexistan felizmente es digna de admiración.

Para finalizar, un recuerdo, el de la primera vez que asistí a un recital de poesía. Fue en el salón de actos del colegio. Nos advirtieron que era algo muy especial, y que en «nuestra ignorancia» tuviéramos buen cuidadito de no reírnos. Cuando luego salió el intérprete al escenario y comenzó a recitar (recuerdo que uno de los poemas era El Piyayo), ¡qué gran impresión nos produjo! No se escuchó ni una sola risa. Poemas ya habíamos leído, e incluso recitado alguno en la clase, pero aquello era algo muy diferente. Algo nuevo que nos dejaba una profunda huella, y que luego intentaríamos imitar, medio en broma, medio en serio, cada vez que nos cayera algún verso entre las manos…
(Manuel Fernández Labrada, Saltus Altus, 11/8/17)

 

 

______________________________________

Última actualización: 29 de diciembre de 2017